29 abr. 2005

Epílogo (pero no el último)

He visto pasar la arena del desierto delante de mis ojos y desvanecerse en el horizonte anaranjado del atardecer. He nadado con los delfines y he hablado con ellos del destino de las aguas del mar. He visto aves dibujar con su vuelo figuras que representan su propia alma. He bajado hasta las profundidades de la corteza terrestre para ver la quieta lentitud de los rios de lava. He hablado con animales, plantas y formas de vida nacidas de la tecnologia.
He muerto y he vuelto a nacer.

He desgarrado mi corazón y lo he hecho pedazos para despues esparcirlos en el viento del sur.
He amado y he sido amado.
He buscado lo que queria y lo he encontrado.
He olvidado y he recordado.

Y ahora vuelvo la mirada hacia otro lado para ir a descubrir las cosas que me esperan sentadas al borde del camino. Para ir a comprobar por mi mismo de qué material estan hechos los sueños que en este tiempo he forjado. Para caminar con pasitos cortos y minuciosos y asi poder comprobar qué es lo que cambia cada vez que respiro.

Me voy para borrar de mi recuerdo aquello que me hace daño y quedarme asi con lo mas bonito intacto. Me voy para apostar por un futuro que tendré que hacer llegar. Me voy porque el destino no existe. Porque es sólo la suma de los errores y aciertos que he hecho en el pasado. Porque sólo yo puedo decidir qué recordar y en qué tener esperanza. Me voy porque me tengo que ir, porque vengo a buscarte, porque no quiero volver a morir.

Y cuando pensare en el desierto, en el mar y en el cielo que dejé atrás miraré aquello que tengo delante y asi no me tendré que preocupar.


(otra vez thirthe, asaltadora de poesía en los blogs)