18 nov. 2016

aliento matutino

me gustan las mañanas, ya sean frescas, húmedas, frías o cálidas,
con el cielo a reventar.
Eso sí, borraría unos cuantos edificios que me impiden ver el mar. Pero no importa, lo llevo en mi cabeza.
Bajo la marquesina  de la parada del autobús  los bancos siguen siendo cama durante la noche.

3 comentarios:

ybris dijo...

Los adictos al alba llevamos el mar como horizonte. También el silencio y la lectura meditada de palabras como las tuyas cuando aún no son las cinco.

thirthe dijo...

buendía, ybris!
creo que entre tú y yo seríamos capaces de echarle un pulso al tiempo:-)

Brisa dijo...

Ybris que madrugador ¡ estos días me está pudiendo la nostalgia ....y tu sentido texto me devuelve a una realidad que no necesita de la nostalgia

Besos