22 may. 2011

Reflexión, voto y vuelta a la reflexión.

Las televisiones y demás medios de comunicación se quedan sorprendidos por la rapidez y la aparente espontaneidad con la que se producen concentraciones y expresiones de protesta y descontento. Twitter, facebook...dicen todavía subyugados, nuevas herramientas de comunicación que permiten reaccionar al unísono y multiplicar el movimiento de protesta.
Cierto, no voy a repetir todo lo que cuentan, esta spanishrevolution da para ríos de tinta de cualquier color.
A mi se ocurre una pregunta, y una reflexión.
Las redes sociales vuelven más inteligentes, más críticas, más participativas a las personas?
Yo digo que sí.
A pesar del individualismo aparente ante el ordenador,o precisamente por eso, la capacidad de análisis, de contraste, de introspección, de expresión, se realiza desde una posición si se quiere más libre, más democrática, y menos condicionada por el entorno. Hay tiempo para pensar, decir o callar, escuchar y rebatir. Y lo dicho, el pensamiento, la palabra escrita, lleva al compromiso antes que nada, con uno mismo. Nadie más te va a pedir cuentas, solo tú.
Esto se me ocurrió viniendo de votar, de camino a casa.
Voté, sí, voté con el pensamiento puesto en mis abuelos y en mi padre, lo que ellos habrían votado, ya hace tiempo que voto de esta manera, con el voto cautivo, pues no encuentro partido que me represente.

No hay comentarios: