23 abr. 2009

abril

ando muy desapegada de la internet, de la vida real incluso, busco un punto de restauración y se me ocurre que podría ser aquella mañana en que escuché la primera frase completa de los labios de mi primer hijo; al despertar, se quedó un ratito pensativo, como buscando sujeto verbo y predicado, y muy serio soltó...

ehn león...se come...ahn gatito

(qué cuento le habría leído la noche anterior?)

3 comentarios:

manuel_h dijo...

es un punto, qué duda cabe, pero seguro que hay y habrá otros.

besosss

Víctor Hugo dijo...

que tierno....

espero aparescas mas seguido

un abrazoooooooooo
VH

ybris dijo...

Ya conocía yo esa frase de tu hijo.
Me la contaste cuando cité una del mío.
La ingenuidad y la espontaneidad infantil son un sólido punto de restauración cuando la caducidad y la fragilidad de la vida de los mayores nos ponen a prueba.

Restáurate aunque sea poco a poco.

Beso fuerte.