28 ago. 2007

pensamiento en reposo


a veces, nada resulta tan atractivo y enigmático como no tener nada que ocultar.

(me cuesta deshacerme de mi querida lavadora, aunque no funcione, buscar la ropa dentro de su tambor también me ayudó a aclarar las ideas)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan Pantano

Pues entonces la lavadora no estaba rota! Aclara cosas de todas formas :-)

ybris dijo...

Enigmático, en verdad.
No se oculta nada, sacas la ropa de la lavadora que ya no funciona.
Y te resulta atractivo dejar reposar el pensamiento.
No entiendo más que lo de reposar el pensamiento.
Excepto que yo no soy capaz de hacerlo porque siempre acaba volando.

Besos.

manuel_h dijo...

lavadora!!!
¿sabes lo que pesa un trasto de esos si tienes que moverlo?

tíralo,, por dios, tíralo!

besosss