1 sept. 2007

il tempo

duermen las horas,
lentas, largas, ausentes,
mecidas al ritmo del segundo obsesivo que las persigue.

olvido es no querer
y yo me he olvidado tantas veces...

2 comentarios:

ybris dijo...

Extraño el ritmo con que la vida pasa.
Unas veces lentamente como mecida por el tiempo.
Otras, como relámpagos en la oscuridad, como olvidos.

Besos.

manuel_h dijo...

tb hay olvidos imprescindibles

besos