19 ago. 2007

al pan...vino

No sólo es una injusticia tratar a los diferentes como iguales, además resulta cansado, es un contratiempo y encima te puede amargar la vida un rato.

3 comentarios:

ybris dijo...

Quizás la mayor injusticia de eso estribe en que uno no aprende nunca de los demás ni puede enseñar a los otros.
Así hay tantos amargados.

Besos

thirthe dijo...

con voluntad y tiempo sí aprendemos...eso creo yo...

aunque este post no tiene importancia, es algo que se me ocurrió en uno de los últimos días de playa en que te das cuenta de lo que cansa hablar por hablar`.

besos

manuel_h dijo...

y eso es así por mucho que nos empeñemos en querer verlo de otra manera! con las normas de la "buena educación" debería venir un aviso del tipo: sea breve, o mejor más breve.

besosss