20 ene. 2007

Romeu



como siempre, no decepciona; gusta encontrar cosas que no cambian. Justo, que no cambian, todo lo contrario al inmovilismo consumista paralizador desarrollista del urbanismo galopante salvaje depredador... y más...

te lo había dicho un día, sí, a ti, recuerdas? la famosa frase del príncipe de lampedusa, es necesario que todo cambie, para que todo permanezca igual....

nosotros, los pequeños, debemos centrarnos en lo contrario, tenemos la responsabilidad de guardar, guardar, dar la falsa impresión de que nada cambia en superficie para que sí cambie en profundidad.

o nos fagocitan,

ahí están los desfiles de toni miró o los anuncios de benetton.

(mi primer libro leído a los cincuenta, "al sur de la frontera, al oeste del sol", de haruki murakami. Gracias, arponera, gracias, mad. Hace ya tiempo que sólo leo aquello que antes haya apreciado alguien a quien yo aprecio;-)