12 oct. 2006

sobremesa

(igual a postre, en gallego y portugués)

si he de arrepentirme de algo es de tantos años que he permanecido callada. Escuchaba mucho y hablaba poco porque pensaba que nada interesante tenía que decir. Y he escuchado de todo, cosas interesantes y no tanto. Sigo hablando poco, o un poco más, o, tal vez, cada vez un poco más...y depende con quién, o en qué momento, me suelto y no paro. Y digo cosas poco o nada interesantes. Pero no me importa. Porque la mayor parte de lo que escucho podría ahorrármelo y seguir siendo igual de sabia, y de lo que digo también. Un granito más de palabrería, ni se nota.
Eso sí. Me revuelven las tripas las conversaciones en donde suenen mucho las pelas.

prefiero un buen milhojas de sobremesa.