16 oct. 2006

Ideal

Sombra amable: he esperado a que surgieses
desde el espejo de mis ojos,
y te he sentido cerca, en el balcón,
las noches de verano.
En los largos silencios es donde tú te enciendes,
como una luz de cal en pobres muros,
y en el presentimiento de otro mar
tras el mosaico azul del horizonte.
He puesto rosas rojas en el umbral
de esta casa vacía donde he estado esperándote
con vestidos de fiesta en la penumbra
sin saber quién eres, ni si vendrás nunca.


(de Joan Margarit, que me llegó de la generosa mano de Mad. Este es un poema que me atrapa y al tiempo me resulta extraño. Hay una aclaración al pie que explica que Margarit asocia el ideal, concepto que solo existe en la imaginación, a las sombras imprecisas que justifican la búsqueda o la esperanza. )