17 jun. 2005

Y tú, ya tienes claro a quien vas a votar?


Nunca lo he tenido tan claro.
A quien?
A cualquiera que no sea el pp.

Y tengo tantas ganas de que esto cambie, que al final me he sumado a la campaña a quien me lo pidió. Ayer me fui al rural con una amiga del psoe, a territorio enemigo, un ayuntamiento con ocho concejales del pp y los tres restantes a repartir entre dos del bloque y una del psoe. En principio me decepcionó un poco porque todo se iba a quedar en hacerse ver por el pueblo, una foto y tomar una copa en el bar. Cuando unos se estaban despidiendo para asistir a un mitin más importante y otros hablaban de irse para Pontevedra, me entró el entusiasmo del novato y dije que yo quería recorrer las casas, por las aldeas, a repartir las papeletas y a hablar con la gente. Pedir el voto directamente. Eso que sabe hacer tan bien el pp. La concejala me miró incrédula, y, sin tomarme desmasiado en serio, medio por darme el gusto y medio por hacer una pequeña ruta turística por la zona cogió su todoterreno encartelado y repleto de propaganda y allá nos fuimos.

A la delicia de la aldea. En donde se distingue perfectamente quienes son los buenos y generosos. Los que abren la puerta. Los que esperan para recibirnos. Los que admiten todo tipo de papeletas y escuchan a todos los partidos, incluso a los que no piensan votar. Esas casas visitábamos. A los contados votantes del psoe. Y con todos había estado antes el pp. Esa es su baza en el rural. Meterse en las cocinas, presionando desde el poder de la administración y coaccionando con el abrazo cordial de hacerte sentir uno de los suyos. Me sentí muy bien hablando con ellos y además me pareció necesario ir, a pesar de saber que ya tenían decidido su voto.

(en mi versión lésbica sueño con encontrarme a una mujer como la de la imagen que se dirija a mi y me diga: "ven, monta conmigo en la moto".
Qué queréis? entre Ralph Finnes y ella, me quedo con ella)