17 jun. 2005

Bien por la ministra!

cuando se coge un cabreo no hay marcha atrás.