16 abr. 2005

transparencia del día.


(bocavermelha's photos)

hace unos años, lei por casualidad una cita en uno de esos manuales de autoayuda que llegó no sé por que vía a mis manos. El libro, del que no obtuve ningún provecho, trataba de como rentabilizar el tiempo, aunque la cita no tenía mucho que ver. Decía más o menos así:

"todos nacemos con un ala, la otra nos la ponen los demás".

y me dije que era cierto, que no somos del todo completos, y que, muchas de nuestras carencias, son los demás los que nos ayudan a superarlas, incluso sin que nos demos cuenta. Y, cuando nos toca, nosotros correspondemos de la misma manera.

Pienso en la gente que conozco, en la que he conocido, y me fijo en que hay personas que nacen con dos esplendorosas alas y, sin embargo, actúan como si ambas estuviesen rotas. Son los demás los que tienen que sustentarlas con las suyas, quebradizas incluso. Y sólo así, con el apoyo de otros más débiles, consiguen mantenerse en el aire.

He admirado a alguna amiga que para mi rondaba la perfección y ella, en cambio, se mostraba constantemente insatisfecha, infeliz, dubitativa, insegura.

Sus alas eran inmensas, bellas, fuertes. Podría cobijar o elevar incluso a otros en su vuelo, pero no era así...

tal vez porque para desplegarlas, necesitaba el espacio que ocupaban los demás.

(es una ocurrencia tonta y así espero que se tome, hasta incluye moraleja...)