13 nov. 2004

Nunca máis?


Aquí El barril de los milagros
Para recordar aquellos días en que estuvimos en suspenso, impotentes, observando, espectadores de un circo tragicómico, cómo unos payasos vestidos de traje y corbata intentaban frenar la fuerza del viento a soplidos.

7 comentarios:

Magda dijo...

Querita Thirthe, acá tenemos a varios payasos vestidos de traje y corbata que intentan lo mismo...

Un abrazo.

manuel_h dijo...

"En general, el primer problema de las autoridades, tanto en el Gobierno central como en la Xunta, fue que no estaban preparados para una desobediencia por parte de los hechos"
Qué cazurros son los hechos!!

thirthe dijo...

Magda, que hay payasos en todas partes. Y, sin complejos, que se jalean entre ellos desde sus círculos de poder.
Manuel, y tan cazurros que son los hechos que no se dejan intimidar por las palabras. Y aún así, se empeñaban en distorsionarlos. En negar la evidencia. Y a dia de hoy cada uno se reafirma en lo que dijo.

Cati dijo...

la verdad es q los se reafirman ,ya no son payasos ya son.........uy q palabrota iba a decir.
me alegro mucho de descubrirte y gracias por tu visita.
un besote.

Anónimo dijo...

Aquellos días en que lloramos en la lejanía, en los que mi marido se quería ir (él no es gallego, es catalán, pero ama a Galicia infinitamente) para ahí, pero no pudimos...Aquellos días que sufrimos, pero más sufrió la hermosa tierra y sus paisajes, y sus marineros, y sus animales...
Un abrazo. Muralla.Te quiero.

thirthe dijo...

Camomila, y tan cabrones! porque son plenamente conscientes de su desdoblamiento y siguen en sus trece.
Un beso de verte por aquí.

Muralla, imagino lo que sentiríais vosotros en Barcelona. Yo creo que sentí desde la impotencia de los primeros días, de estar en la playa con la certeza de que un día u otro llegaría la marea, luego la rabia de ver cómo después de tantos dias negándolo no tenían nada previsto para enfrentarse al desastre. Y hasta cargué con algún sentimiento de culpa al ver como toda una marea de voluntarios llegasen a mi casa a limpiar y se fuesen sin haberles dado las gracias.

Y las gracias ya sabemos en qué consistían. En votar cualquier otra cosa que materializase esa dignidad de la que tanto se hablaba.

Un beso y un te quiero.

Cati dijo...

era justamente la palabrota q iba a decir ,q guay q se me entienda .
un besote.