4 oct. 2004

Una de carne

Osso bucco en salsa de champiñones.
Ingredientes:
3 trozos de osso bucco
6 cucharadas de soperas de aceite
3 tomates maduros y grandes
Una bandeja de champiñones frescos.
1 vaso (de los de agua) de vino blanco.
1 plato con harina

Bien, esta es una receta de Simone Ortega, del libro de cocina más famoso, el de las 1080 recetas de cocina. Parto de que soy una cocinera irregular que tiene a su favor la práctica diaria. Y, cuando me encuentro con algo delante para preparar, y no se me ocurre cómo, me agarro a este manual o a cualquier otro para salir del paso.
El desarrollo es más o menos así:
Se limpian y se lavan bien los champiñones, cortándolos en trozos grandes. Se reservan.
(Este paso lo evito al usar champiñones en bote al natural).
En una cacerola se pone el aceite a calentar. Una vez caliente se pasa cada trozo de carne por harina y se van dorando.
(Esto sí lo hago)
Ahora viene el paso de añadir los champiñones. Antes de coger un bote veo sobre la mesa la cesta de mimbre con cebollas, pepinos, calabacines y pimientos de los que cultiva mi madre en su huerta. Los pimientos se le dan muy bien (todo lo que cultiva se le da bien, menos los ajos, que por más que los cuida le salen birriosos), son de un verde brillante que dan ganas de comérselos crudos, aunque este año pican de una manera rabiosa (sin ser de Padrón). El único modo de consumirlos es a poquitos, en los guisos. Como tengo ganas de quitármelos de delante, de poquitos nada. Me olvido de los champiñones y me decido por la variante de cuatro pimientos de tamaño mediano, cortados en trozos, sin el agravante de las semillas, que van directos a la pota. Y, ya que estamos, no le haré el feo a las cebollas, mis cebollas de oro, que adornan el asa de la cesta. ¿Cuántas? como son tirando a pequeñas, pues tres, quitándoles sólo la capa superficial de la piel porque de éstas sí que quiero aprovechármelo todo.
Y ahora viene el paso de rociar con el vaso de vino blanco.
Mi vino blanco es una botella de Cardenal Mendoza que he ido vaciando en estos menesteres. Ya no está. Y no seré yo quien abra la siguiente. Entonces veo una botella de hace siglos...Ponche Cuesta!(existe aún?) Pues venga!! Primero vierto tímidamente un poco, al momento decido que un buen chorro...
Después sigo con la receta y echo la sal, la pimienta, un poco de agua. Tapo la cacerola dejando cocer a fuego lento una hora más o menos (según sea la carne de tierna). Vigilo de vez en cuando. Dejo que mi hijo sopetee la carne. Le pregunto qué tal, dice que sabe raro, como dulce, pero bien.
(menos mal que no ha tocado la salsa, pienso).
Una vez hecho va a la mesa con un puré de patata o arroz blanco. Si todos comen es que no pica demasiado y la próxima vez se le puede añadir algún pimiento más.

(A mi hijo le gustó)



8 comentarios:

Lulamy Angouleme dijo...

Pues voy a intentarlo, pero no cocino muy bien. La pasta y todo lo que se pueda cocinar echando vino si, el resto siempre me sale con el mismo sabor.

((me alegro que estés de vuelta en tu blog. Se te echa de menos))
Beso

manuel_h dijo...

Menos mal que lo he leído después de comer, así no tengo que volverme ya mismo a Salamanca a ver a mi carnicero de cabecera.

thirthe dijo...

Lulamy, como dice Muralla, te quiero, tienes la misma fe en mí que mi hijo. Y eso es amor.
Manuel. Puedes probar para la cena, porque lo mejor de mis recetas es que todo es sustituible. Y si no tienes carne puedes probar con pescado. Eso sí, lo esencial es que no cambie el nombre. Tiene que llamarse osso bucco en champiñones aunque no lleve ni osso.. ni champiñones.
Siempre sale.

Y me tendréis que decir ambos como se pone ese haloscan...que os sale para comentar.

Besos.

Anónimo dijo...

La semana que viene la hago!!
Pero tú, mi niña, juegas con ventaja: ¡la carne gallega!
Estoy segurísima que te salió de chuparse los dedos. Lo que más me gusta del ossobuco es el tuetanillo del hueso.
Yo lo he comido en algún restaurante italiano y siempre acompañado de arroz hervido.
Ah, y digo como Lulamy: ¡ya era hora que regresaras!
Te quiero, mi niña.Marmi
http://muralla.blogs.com/la_muralla/

mad dijo...

Vaya par de toliñas. Váis comiendo tuétano por el mundo y así estáis. Y además intentando liar al personal... ¿Pero no os acordáis de las vacas locas?
Yo lo probaré, con cualquier cosa, lo prometo, y diré y juraré que es osso bucco en salsa de champiñones, incluso si lo es. Total, yo tampoco tengo ya arreglo...

Beixiños enormes

Alicia A Traves del Espejo dijo...

hummm...acá llegó el olorcito....

thirthe dijo...

Ay, mi ternera gallega, que aquí le dábamos los mimos de pequeña y acababa de crecer en Catalunya!!!!
Yo también os quiero mucho.
Beixos e beixiños

Vicente dijo...

Certamente ten boa pinta. Sen embargo non me fío moito de Simone Ortega. Seguro que Picadillo ten mellores suxestións para o Osso bucco.