3 dic. 2010

ay...!



por qué se me olvidan los nombres justo en el momento en que tienen que ser pronunciados? por qué
se resisten a salir si están en el mismo cajón que las demás palabras? o tal vez no? tal vez los nombres de personas, de personajes de ficción, los títulos de películas, de libros, los nombres de ríos, de ciudades...todos estos nombres con identidad propia se almacenen en cajitas individuales y por eso tengan menos interconexión con el resto de palabras comunes y acaben negándosenos para afianzarse en su individualidad?

por lo que sea, todo vale para justificar los atrancos de la mollera, pero menos gaitas y dime,cómo se llama esa chica de la foto que no hace mucho tiempo se sentaba a tu lado?

(la imagen la robé por la red y como es evidente ya no recuerdo a quién)

2 comentarios:

ybris dijo...

¡Ay!
Si yo te contara que, además de los nombres, olvido también las caras...
Lo bueno que tenemos -seguro que a ti te pasa igual- es que no nos olvidamos de las personas.

Besos.

thirthe dijo...

ah...no...no...de las personas no....ehemm...no...no...cá! de las personas nunca!!!