10 oct. 2010

echo de menos la verticalidad...

desde la muerte del querido labordeta
pasando por la huelga y las primarias en madrid hasta la concesión del nobel o la jubilación de una compañera de trabajo; todos son hechos que he contemplado desde esta incómoda posición horizontal, que me obliga a escribir o leer de medio lado.todo adquiere un cierto aire de irrealidad, como de cuento vivido y contado por otros.

estoy releyendo Orlando, una gozada de la que iría transcribiendo párrafos si tuviese todos mis dedos operativos, y, como le pasaba a el/la prtotagonista, temo caer profundamente dormida durante muchos días seguidos y despertarme habitando en otro tiempo.De hecho, en la calle, empiezan a amarillear y desprenderse las hojas de los fresnos.
ya, sólo es un cambio de estación...

2 comentarios:

ybris dijo...

Que la eches de menos no quiere decir que la horizontalidad no te sea fecunda.
Por lo menos la realidad se te vuelve un cuento vivido y contado por otros y, además, vuelas con Virginia Wolf en el sueño profundo del que puedes salir cambiada y renovada.
El que no se consuela es porque no quiere.
Ánimo y no te duermas más de siete días.

Besos.

thirthe dijo...

ah...si va pasando el dolor ya resulta más llevadera. es mi primera experiencia de ciática, si hay una próxima, espero saber atajarla a tiempo!!

como diría V.W. cuando una manzana ya no solo significa una manzana.

besos!