24 mar. 2009

Susa



seguía preciosa ahora, ni el tratamiento de los últimos años doblegó su poderosa osamenta. Sufrió sin quejarse hasta que no pudo más y peleó por permanecer con su hija el mayor tiempo posible, aprovechando los mejores momentos para dedicárselos a ella.
es mi única hermana, mi hermana pequeña, la quería, la sigo queriendo, pude acompañarla en su final, encerrada ya en sí misma, vi como se fatigaba al respirar, sentí como se iba, como se relajaba, es muy delgada la línea entre el ser y el no ser, yo quería retener en la memoria sus rasgos, sus manchas, sus arrugas, sus lunares; también intentaba entender, pero no entendí nada.

11 comentarios:

ybris dijo...

Algo presentía.
Estas cosas nunca se entienden por más que ya se sepan, pero hay veces que uno siente como Miguel Hernández que es demasiado temprano.
Hoy las palabras sobran.
Quede aquí mi sincero -muy sincero- afecto para ti y los tuyos.

To Visit My dijo...

your blog is good good good......

Mª. Antonia Moreno dijo...

Un abrazo, thirte

arponera dijo...

[abrazo grande, grande.]

manuel_h dijo...

Un abrazo muy muy fuerte, thirthe, y ánimo!!

Toño dijo...

Un bicazo. Lín a entrada onte e non fun quen de deixar nin a mínima pegada nel. Ánimo

Juan dijo...

Entereime uns dias despois,muy tarde xa para estar alí.
Non sabes canto o sinto.
Un abrazo

thirthe dijo...

gracias, este non é un blog personal, deses que poñen o que lles pasa na súa vida, pero non podía deixar de acordarme dela, de Susa, aquí e en todas partes, ela está sempre.

bicos

mad dijo...

Queridiña nosa... qué decirte... te queremos mucho

picholeiro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
picholeiro dijo...

que feliz nos fixo ese sorriso tantos días, nos últimos días da nosa querida Susa. Susa segue no noso corazón.
BKS