21 sept. 2007

intro

mierda! con lo cómoda que me encuentro con la mano extendida, de nuevo me sorprendo con los puños cerrados!

entonces, pongo la palma pegada contra la mesa un buen rato...

2 comentarios:

ybris dijo...

A mi me pasa lo mismo con el ceño, con los hombros y con partes crispadas de mi cuerpo.
Me encanta cuando hay quien me lo dice y me relaja.
Mucho mejor que recurrir a la mesa.
Dónde va a parar.

Bicos

thirthe dijo...

claro, no vas a andar con una mesa por ahí delante para extender la mano encima:-)