15 feb. 2007

errática tres


primero empezaron en casa, para qué preguntas, si luego no te enteras de lo que te dicen y vuelves a preguntar lo mismo otro día. NO es cierto, me defendía yo, más bien todo lo contrario, me entero de todo por encima y lo que me faltan son los pequeños detalles que es lo que quiero que me preciséis.
Pero desde hace algún tiempo le escucho lo mismo a mi compañera de trabajo. Para qué te voy a contar nada si no me atiendes y estás abstraída en tus cosas. NO es cierto, me revuelvo yo, sé todo lo que te pasa, lo que dices y lo que te callas, y aunque creas que no te escucho doy cuenta de todos tus recados.

no sé si debo pensar en alzheimer o en la dedicación exclusiva.

Quienes lo tienen claro son los arqueólogos que,cuando se aburren, en vez de discutir sobre el sexo de los ángeles, echan mano del bolsillo, sacan unas moneditas y se ponen a revisar la belleza de cleopatra