21 may. 2006

momento zen

me he enzarzado en discusiones tan absurdas como decidir hacia qué lado debe abrir una puerta. Hacia el derecho porque así abres con la mano derecha. Hacia el izquierdo porque entonces abres con la mano izquierda y te permite portar algo en la otra. Y si eres zurdo? Y si utilizas la mano contraria?
De nada sirve que yo defendiese la arbitrariedad de la cuestión porque el hecho de tomarla en serio ya convertía la discusión en ridícula.