6 oct. 2005

transparencia mañanera



mis huestes son pocas, frágiles y hasta cobardes. Libran las guerras a su manera y se saltan la disciplina de los ejércitos. Si tan sólo traen problemas, no entiendo para qué sean necesarias.