12 dic. 2004

La nouvelle cuisine


Prensador de ajos, uno de los artilugios ideados por Leonardo,cuando ejercía como maestro de banquetes en la corte de Ludovico el Moro.

(Qué no habría dado por una thermomix??)

Como en estos días previos a las navidades nos hemos puesto lambeteiros, y ahora no se me ocurre una receta que pueda mejorar el tiramisù de Mad, qué mejor que recordar el divertido Codex Romanoff con sus notas de cocina y sus consejos para comportarse decorosamente en la mesa.

Para ilustrar el espíritu innovador de Leonardo queda como muestra el menú que le presenta a su señor Ludovico para el banquete nupcial de su sobrina:

Menú propuesto por Leonardo

Una anchoa enrollada descansando sobre una rebanada de nabo tallada a semejanza de una rana.
Otra anchoa enroscada alrededor de un brote de col.
Una zanahoria, bellamente tallada.
El corazón de una alcachofa
Dos mitades de pepinillo sobre una hoja de lechuga.
La pechuga de una curruca.
El huevo de un avefría.
Los testículos de un cordero con crema fría.
La pata de una rana sobre una hoja de diente de león.
La pezuña de una oveja hervida, deshuesada
.

Evidentemente, el menú impuesto por Ludovico el Moro fue más realista y acorde con el gusto de sus invitados:

600 salchichas de sesos de cerdo de Bolonia.
300 zamponi (pata de cerdo rellenas) de Módena.
1.200 pasteles redondos de Ferrara.
200 terneras, capones y gansos.
60 pavos reales, cisnes y garzas reales.
Mazapán de Siena.
Queso de Gorgonzalo que ha de llevar el sello de la Cofradía de Maestros Queseros.
La carne picada de Monza.
2.000 ostras de Venecia.
Macarrones de Génova.
Esturión en bastante cantidad.
Trufas.
Puré de nabos.


La celebración fue un éxito.

Y Leonardo pudo seguir desarrollando su ingenio sin sufrir la demostración de agradecimiento de los convidados.

(que sea más o menos dudosa la autoría del códice, no le quita al libro de ser un rato entretenido)

8 comentarios:

Alicia A Traves del Espejo dijo...

Hace años que compré el libro...ya lo estoy sacando de la biblioteca... Y me quedo con el menú de Leonardo, porque se nota que es de un artista y los artistas son mi debilidad. Además muy apropiado tu post para estas épocas prenavideñas.

thirthe dijo...

Este libro es de lo más divertido para reírse en compañía, y en navidades viene que ni pintado. Sobretodo la receta del pavo real relleno con carne de pava porque es más jugosa y tierna.

Lo que no vi fue una receta de ruibarbos por ninguna parte.

Besos, Alicia.

siloam dijo...

uf, comienzanlos empachos, jeje. No pasarían hambre , no.
Antes de navidad a ver l peli :una pizca de canela, e ir al cine con el estómago lleno: deliciosa.
hug!

muralla dijo...

Oye pues la Thermomix te es una maravilla...
Ahora entiendo que ya desde la antiguedad preferían atiborrarse a las florituras de los nuevos cocineros, je, je ,je...
No conozco el libro, pero me habéis puesto los dientes largos así que lo buscaré...
Te quiero. Os quiero. Marmi

manuel_h dijo...

el problema de siempre de los artistas: ¿comer o dedicarse al arte?
y así se nos van muriendo.

un beso

thirthe dijo...

Siloam, si la echan aquí, cosa que dudo, no me la pierdo.
Marmi, te lo pasarás en grande con el libro. Pruébalo...
Manuel, eso del artista muerto de hambre...no,mejor bien comido.

Besos a los tres.

Saf dijo...

Y yo me pregunto ¿qué es lo que no hizo Leonardo (el más grande genio de todos los tiempos)???
No conocía éste libro. Y ya tengo regalo que pedir!
Olé!
Gracias por la referencia.

thirthe dijo...

hola, Saf, gracias por aparecer. Espero que te traigan el libro y más cosas, y que las disfrutes.
Un beso.