3 nov. 2004

Me encantan los higos

Poco duró la esperanza. Y no esperábamos tampoco grandes cosas. Un poco de contención, tal vez; un mayor respeto por las reglas de juego que ellos mismos imponen y luego se apresuran a incumplir; un rostro más amable, más dialogante, más humano; un menor desprecio por el bienestar y la libertad de los demás; cierta independencia (o menor entrega) del poder financiero...en fin, que lo que yo esperaba era que no ganase el mismo, y, aunque no estuviese asegurado, al menos todo lo que no fuese él sería una buena noticia y una garantía de que las cosas podían no ir a peor.

No fue así.

Y este verano tan atípico para mi fue otro verano más sin higos. No sé por qué se le dio a todo el mundo por deshacerse de sus higueras. Dicen que extienden mucho sus raíces e impiden que el resto de las plantas desarrollen bien; por eso las destierran de las huertas. No sé si esto ya ocurría antes o es que ahora penetran más en la tierra. Lo cierto es que hace pocas semanas, antes de acabar el verano, hice una expedición por las higueras que recordaba. Acabé enseguida. Las que estaban a lo largo de la carretera, que eran muchas, habían desaparecido todas con las obras de ampliación. Y las demás, con excusas diferentes, tampoco estaban. Una dejó en su lugar tagetes; otra, un montón de piedras; otra, que año tras año se emperraba en aflorar, consistía en una mata de hojas verdes.

El otro día por fin, al ir a por flores (sí, para difuntos), encontré una higuera vieja, con unos higos secos y devorados ya por las avispas; y, aún así, no pude resistir la tentación de comer los que pude. De diez o doce, conseguí alguno bueno.

Y es que me encantan los higos!!!


14 comentarios:

manuel_h dijo...

a mí no me apasionan los higos, pero por lo demás, completamente de acuerdo.
un beso

thirthe dijo...

A mi sí, me muero por los higos( y no sólo por ellos). Y esta tarde me desquité comprando unos cuantos en el super sin mirar el precio. Que si lo digo en voz alta me horrorizo.
En lo demás de acuerdo.
Ya he visto la mirada;-)

Un beso

Anónimo dijo...

Queridiña: Me vuelven loca los higos, incluso los pasos, y me gustan las higueras. Al lado del cole había una de la que intentaba coger alguno, pero le pasó como a las tuyas, la quitaron para hacer aparcamientos. Por cierto que tenía al lado un granado, que tiene las flores más bonitas que te puedas imaginar, y que ...adiós también.
Por cierto que yo los comí ayer, porque mi marido, trajo unos cuantos...de frutería, naturalmente.
De EEUU, más vale no hablar. Hay que empezar bien el día.
Te quiero, un beso con sabor a higos.Marmi

mad dijo...

Queridiña,

La esperanza nos ha durado un suspiro, pero qué bonito fué... Seguramente, todos nuestros buenos deseos no han sido en balde: hemos proyectado alternativas, el dibujo de otro mundo que es posible, y estoy convencida de que alguien, en aquel país, en cualquier país, ha recogido ese sueño y lo ha elaborado también, para devolverlo más completo... Para seguir soñando esperanzas... Como los higos, cada vez menos, pero cada vez más dulces...
Te quiero

Magda dijo...

Al final del jardin de la casa de mis padres hay una higuera, la sembró mi mamá y la amo, los higos además de que me fascinan son para mi muy significativos...

Es cierto, la esperanza se mantuvo... y ya está en el trapatio. Imaginate que es para nosotros que lo tenemos pegadito :(

Besitos

Anónimo dijo...

A mi tambien me gustan los higos, en la huerta de mi madre había dos higueras, y aunque parecidos no sabían igual. Lo mejor: la magnífica sombra que dan estos árboles; Lo peor: El constante acoso de las pegas, no había nadie que las sacará de allí, picoteaban muchísimos. Me da un poco de pena hablar en pasado de la huerta, tampoco existe...
La ojeada crítica

Lulamy Angouleme dijo...

Los higos son super sexuales, ahora que tú eres una chica y no pareces muy lesbiana por lo que leo.
A mi me encantan, pero me da "grima" tocarlos, la piel que tienen, me pasa también con los melocotones...
Oye, después de 12 higos, no necesitarías enema, no?
Un besazo, preciosa!!!

thirthe dijo...

Lulamy, si no paro de tirarte los tejos;-)
No sé que significado tendrán, pero, debe ser por lo escasos, me resulta inevitable cerrar los ojos durante un momento al comerlos. Y saben muchísimo mejor a pie de higuera, abiertos en dos y sin hacer caso de la piel. En casa ya te puedes demorar un poco en pelar con cuidado de modo que el higo quede enterito antes de llevarlo a la boca.


Hmmmmmmmm!! Feliz día de higos para todas!!!

Anónimo dijo...

Menudo empacho de higos que voy a coger. Lo mejor a pie de higuera, es cierto. Y lo peor creo que tomarlo caliente, eso dicen ;).
Navegando me encontre esto y como prueba de si se puede utilizar como link??? Ahora lo veremos, sinon a teclear toca:
http://www.aduaneirossemfronteiras.org/
La ojeada crítica.

Alicia A Traves del Espejo dijo...

A mí me parecen muy extraños los higos, incomprensibles, pero sólo de leer lo que escribieron, en especial eso de felíz día de higos para todas, se me hace agua la boca, como cuando comienzan a aparecer por aquí los tallos refrescantes de los ruibarbos y me dan ganas de arrancarme todos los que hay en la ciudad. aunque sólo sea para pasarles la lengua (con un poco de azúcar, eso sí).

thirthe dijo...

Alicia, Utsuaia al fin!!!! me tenías preocupada, no sabía que podía ser de ti.

Benditos higos que te han hecho volver!!!! Yo sabía que la higuera es un árbol mágico, usado por las meigas para ensalmos y conjuros benéficos. Y aquí estás tú, de reaparecida.

Buenas noches de higos para todas

Xosé Antón dijo...

O resultado electoral agardábao, pero aínda sí amoloume ben amolado. Nunca esperei nin esperarei nada bó dos Ianquis.
Comparto a afición polos figos. Era impresionante a figueira que había no cemiterio da miña aldea. Dicían que se alimentaba de tódolos mortos que alí había. Hai uns dous ou tres anos cortárona para facer unha plantación de albariño. O negocio é o negocio.

mad dijo...

Pasaba por aquí
Ningún teléfono cerca
Y no lo pude resistir...

Molts petonassos

thirthe dijo...

Antón, doulle a todos por desbotar as figueiras. Que medraban soas sen precisar cuidado ningún. Un dia destes plantarei unha. Medianiña, para que non tarde en medrar e dea pronto figos.

Mad, pasa por aquí cando queiras, ainda que eu non diga nada sempre deixo a luz prendida para que se vexa que hai xente dentro. E o teléfono á tua disposición;-))

Beixinhos pequeninos.