20 ago. 2004

Un intro

Encerrada de más en esta página, me he asomado al mundo exterior y me dio mucho gusto encontrar a este amigo.
Debe correr más el aire.
De hecho, las petunias de mi ventana me lo recuerdan, no sólo pasa el tiempo.

6 comentarios:

manuel_h dijo...

me ha gustado el artículo enlazado.

(y veo que ya has arreglado el blog)

besos

thirthe dijo...

gracias, Manuel, por ambas cosas;-)
besos

thirthe dijo...

Y gracias a ti, Pryx, por poner en su sitio las cosas que yo revuelvo;-)
tanti ((((((()))))))...

Anónimo dijo...

Pryx.

Prego, è sempre un piacere.
((()))

Anónimo dijo...

Bien, con esto se comprueba que las petunias cuanto menos las toquen...mejor que mejor. Quisiera pensar que si de verdad no recibieramos ni formaramos parte de determinados argumentos marketinistas y publicitarios absurdos que nos quieren vender, si todo esto pudiera desaparecer... nuestro desarrollo personal sería mucho más libre y haría honor a su nombre... y la mayoría no perderiamos nuestras raíces...

thirthe dijo...

Ay, Anonimus said!!
Si yo te contase en qué se han convertido mis petunias!!